Absentismo Laboral, sus verdaderas causas

El absentismo laboral, es una de las principales guerras de muchas empresas, puesto que el coste es tan alto en algunos casos que nos puede afectar incluso a la viabilidad de un proyecto rentable. Las dos grandes causas son la falta de vínculo emocional entre empresa y trabajador y la motivación. Te lo contamos.

El absentismo, unos de los grandes retos al que las corporaciones tienen que enfrentarse cada día. Hablamos de grandes entidades que generan rentabilidad a sus inversores y incrementan su cuota de mercado constantemente, sin embargo, no saben cómo afrontar uno de los peores males, el absentismo.

Hoy os quiero contar un caso real. Para evitar polémicas no mencionaré el nombre de la entidad en concreto. Solo decir que es una de las empresas del Ibex 35  que más está dando en la bolsa, sin embargo, la tasa de absentismo laboral es muy elevada, dato que llama la atención puesto que la edad media se encuentra por debajo de los 40 años está dando.  ¿cómo y porqué sucede ésto? ¿qué es lo que se ha gestado durante los 20 últimos años?

Preocupados por una tasa de absentismo tan alta, han contratado a una gestoría externa para intentar solucionar el absentismo. La metodología que tienen para conseguir disminuirlo es la siguiente: hacer un seguimiento a través de llamadas telefónicas a los trabajadores que están -o dicen estar- enfermos, para que vuelvan a trabajar cuanto antes.

En edades tempranas, sobre todo como es el caso de esta empresa donde la media no supera los 40 años, ese miedo que dicha gestora intenta incitar, se traduce en odio. Puesto que los patrones sociales han cambiado. Ya no se le tiene ese respeto absoluto a los superiores y al puesto de trabajo para toda la vida.

Ese sentimiento negativo, tiene un efecto directo en la duración de la baja. Así, hace que el trabajador, intente alargarla por el máximo tiempo posible, causando a la empresa un daño considerable al igual que a sus propios compañeros.

Si analizamos qué está pasando nos daremos cuenta de que en realidad el problema es un enfoque incorrecto.

Falta de vínculo emocional: una de las causas del absentismo laboral

Como se comentaba anteriormente, el absentismo sucede en la mayoría de los casos por haber tomado decisiones basadas sólo en estadísticas, olvidándose que al final, independientemente del tipo de trabajo y/o labor a desempeñar las empresas se forman de personas, por lo que las emociones juegan un papel fundamental.

Al haberse centrado en cifras y consecución de objetivos relativos a productividad, en vez de analizar cuál es el motivo real del problema, se ha cometido un error que ha llevado a la falta de compromiso y de unión emocional entre la empresa y el trabajador.

Llegados a este punto, es importante destacar que no estamos haciendo referencia a basarnos sólo en criterios subjetivos a la hora de la toma de decisiones empresariales, sin embargo, sí que hacemos hincapié en la necesidad de tener en cuenta estos otros criterios más subjetivos en lo que respecta al día a día de la empresa.

Se requiere del desarrollo de un tejido interno, que promueva el crecimiento personal de la plantilla, que les facilite alcanzar sus metas en la empresa. Hay que tener en cuenta que al final, las personas somos seres irracionales movidos por dos sentimientos, el dolor y el placer, somos viscerales y la ilusión es lo que nos permite seguir luchando.

Es aquí donde la comunicación interna y el tener departamentos de recursos humanos con políticas adecuadas a las necesidades reales del equipo, pueden marcar la diferencia. Al fin y al cabo, el capital humano es la verdadera ventaja competitiva de las empresas. Es lo que marca la diferencia, por lo que desde los escalafones más inferiores a los más altos, necesitamos que se sientan satisfechos a todos los niveles - no solo económico- en su vida.

Si se crea un vínculo emocional entre empresa y trabajador, se le transmite  a los empleados dicho compromiso, demostrando que ellos son lo más importante y que realmente te preocupas por sus necesidades, situación personal etc, la respuesta será una implicación total de la persona, que rendirá a un 110%.

El empleado siente que se están potenciando sus habilidades, sus capacidades y que a la vez se le está compensando por sus esfuerzos. Así, en la mayoría de los casos se consigue un grado de compromiso es total, sin necesidad de que la empresa tenga que recordarle dicha necesidad.

causas absentismo laboral

La motivación, la otra gran responsable

La motivación es la otra gran responsable del absentismo laboral. Entendemos por motivación la razón por la que hacemos algo. Así en entornos por ejemplo de emprendimiento, que son muy dinámicos normalmente los miembros se mantienen activos y con muchas ganas. Se dice que están motivados.

Cuando un trabajador por cuenta ajena empieza un nuevo empleo, en los primeros meses, va a tener esa motivación, ese nervio interno que lo lleva a dar lo mejor de sí. Sin embargo está demostrado que esa motivación inicial solo dura un periodo de tiempo determinado.

Jhon Maxwell, habla en las 21 leyes irrefutables del liderazgo sobre esta teoría: Tras los cuatro años, el trabajador necesita otro tipo de compensaciones para seguir estando motivado.

Si tras 4 años no ha habido movimiento en su carrera profesional y/o emocional dentro de la empresa, lo que inicialmente era emoción de aprender y desarrollarnos en algo relativamente nuevo, sin la mentorización y un plan de desarrollo para con la empresa, se transforma en una mera transacción en el medio plazo, donde lo único que se consigue es un beneficio material - un salario para poder mantener a la familia-.

Así la persona que inicialmente estaba motivada todas las mañanas para ir a trabajar porque veía el trabajo como una vía de crecimiento personal y profesional, empieza a percibir el trabajo como un intercambio. Deja de enfocarse al crecimiento y a ver su profesión como desarrollo y es ahí donde radica el problema.

En todo profesión y salvo casos contados, hay un momento en el que ya conoces tu oficio a la perfección, dominas la situación por lo que la exitación de aprender cosas nuevas desaparece, pierdes el miedo a fallar y te estancas. En personas con trabajos monótonos, el pensar que ya para siempre y hasta que se jubile estará haciendo lo mismo es un arma de doble filo.

Estás cómodo en el trabajo, pero el confort en el medio plazo se termina traduciendo en estancamiento y éste en ansiedad, la cual acarrea incomprensión y frustración. ¿El resultado? Absentismo.

Si analizamos cualquier empresa, veréis que las personas que más se dan de baja llevan más de cuatro años trabajando en la misma. Es curioso que en la mayoría de los casos se consideran enfermedades comunes. Sin embargo, la insatisfacción laboral debería de ser considerada una enfermedad por sí.

Como hemos podido observar, es importante reforzar la cultura corporativa y generar motivación para que el empleado se sienta identificado con la empresa y sus valores. Introducir técnicas y estrategias en la empresa para que los empleados continúen aprendiendo y mejorando en su carrera profesional evitará que tus trabajadores se den de baja continuamente y se desentienda con la empresa.

No hay comentarios

Agregar comentario